Doce producciones españolas estarán en Sitges 2012

El cine fantástico español será protagonista con mayúsculas en la 45ª edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, que se celebrará entre el 4 y el 14 de octubre, según ha presentado esta mañana Ángel Sala, director del festival, en la sede de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas en Madrid. Doce películas españolas, nueve de ellas catalanas, forman parte de la programación oficial, que se dará a conocer en las próximas semanas.

Image

Esta apuesta se manifiesta en la misma inauguración del certamen, protagonizada por el estreno europeo de El cuerpo, producción catalana a cargo de Rodar y Rodar, Antena 3Films, TV3, que significa el debut en la dirección de Oriol Paulo. En su reparto destacan dos de los grandes nombres del cine español actual: Belén Rueda y José Coronado. La promoción del talento más joven seguirá con otra ópera prima presente en la Sección Oficial: Insensibles, de Juan Carlos Medina. Una producción de A Contracorriente Films, que apuesta por el género partiendo de una premisa histórica.

Sitges 2012 también recibe a dos autores ya consagrados como Óscar Aibar y Daniel Calparsoro. El primero presentará el estreno mundial de la producción El bosc, una película de fantasía y terror protagonizada por Àlex Brendemühl, mientras que el segundo, tras triunfar con sus últimas propuestas televisivas de género, participará con la première mundial de Invasor, un thriller de acción y misterio.

Como prueba del ascenso de los valores surgidos de la cosecha de Sitges a lo largo de los últimos años, el Festival programará como evento especial Lo imposible, la película de J. A. Bayona llamada a ser uno de los grandes acontecimientos del año en todo el mundo. Igualmente, como sesión especial y ejemplo del trabajo de las escuelas de cine y su rica cosecha de talento, Sitges ofrecerá la producción de Escándalo Films Animals, de Marçal Forés, una de las óperas primas más sorprendentes del año. En el apartado documental cabe destacar asimismo el estreno de Leonora Carrington: El juego surrealista, de Javier Martín Domínguez, que competirá en el apartado de No Ficción de la sección Nuevas Visiones.

La programación con sello español de Sitges 2012 incluirá también Dario Argento Dracula 3D, una coproducción de Enrique Cerezo, protagonizada por Thomas Kretschmann (Mejor Actor en Sitges 2007), Asia Argento y Unax Ugalde, entre otros.

El cine español estará presente en todas las secciones, formatos y facetas del Festival, incluyendo una cincuentena de cortometrajes de producción estatal. También en las actividades paralelas de la sección Noves Visions, que girarán entorno al trabajo de creadores independientes como Karlos Alaustrey, Iker Irrutía o Borja Echevarría. Este último presentará su largometraje Qué pelo más guay. Además, dentro de Sitges Forum se organizará una mesa redonda en torno a la importancia del cine de género para el cine español de los últimos años y el papel del Festival de Sitges como antena receptora del nuevo talento y dinamizador de la industria catalana desde finales de los años noventa.

En cuanto a las relaciones con el sector audiovisual español, Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya se congratula al reforzar su colaboración con la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda), a través del servicio VeoSitges para el visionado de filmes españoles presentes en el certamen por parte de los profesionales que lo soliciten.

El festival de referencia del cine fantástico
Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya es el primer festival de cine fantástico del mundo y la manifestación cultural con mayor repercusión mediática de Cataluña. La programación de Sitges 2012 incluye algunas joyas como la última creación de David Cronenberg, Cosmópolis, protagonizada por Robert Pattinson y basada en la novela de Don DeLillo; la aclamada Holy Motors, de Leo Carax; Chained, de Jennifer Lynch, ganadora del Festival en 2008, que vuelve con un relato aterrador sobre un serial killer; y la impactante The Tall Man, de Pascal Laugier y protagonizada por Jessica Biel.

Las nuevas tendencias y expresiones del cine de terror actual estarán representadas en Sitges 2012 con films como Antiviral (del hijo de David Cronenberg, Brandon), Excision (de Richard Bates Jr) y las dirigidas a varios manos The ABCs Of Death y V/H/S.

La sección de Noves Visions exhibirá una amplia e innovadora selección de películas que reunirá, tanto en el apartado de ficción como en el de documental, títulos de autores consagrados y propuestas más jóvenes y rompedoras. Im Sang-soo, uno de los nombres más importantes del cine coreano, abrirá la sección con The Taste Of Money, mientars que la clausura también tendrá una firma contrastada, Alain Resnais, el pope de los realizadores europeos, que demuestra seguir en plena forma con Vous n’avez encore rien vu. La programación de Noves Visions contará con directores destacados como Takashi Miike (For Love’s Sake), Kim Ki-duk (Pieta), Guy Maddin (Keyhole) y Lou Ye (Mystery), además de propuestas más desconocidas pero triunfadoras en festivales de todo el mundo.

Anuncios

La chispa de la vida, Madrid-Cartagena en quince minutos.

Nadie duda del carisma que posee el cineasta bilbaíno Álex de la Iglesia, pero a cada película que hace, muchos espectadores empezamos a dudar de si el talento que demostró en genialidades como El día de la bestia o La comunidad se está apagando.

La acción de La chispa de la vida se centra en Roberto Gómez, un publicista en paro y acosado por las deudas cuyo mayor logro fue inventar, años atrás, el famoso eslogan de Coca-Cola, La chispa de la vida.

Después de arrastrarse ante sus antiguos amigos y compañeros de profesión para que le diesen un trabajo, decide volver a Cartagena, al hotel donde pasó la luna de miel con su mujer, Luisa. Pero el hotel ya no existe, y en su lugar se encuentra el museo construido al lado de un teatro romano en perfecto estado de conservación y recién descubierto, cuya inauguración, casualmente, se celebra en ese mismo instante. Mientras pasea de manera imprudente por las ruinas, Roberto sufre un contratiempo importante. Tras empujar accidentalmente con su cuerpo (el de José Mota, pequeño y enclenque), una estatua romana de más de dos metros de altura enganchada no sabemos del todo porqué a una grúa, Roberto cae de una altura considerable, y se clava una barra de hierro en la cabeza que le impide moverse. De ser así, moriría.

Si hasta este punto la película era un despropósito narrativo, a partir de ahora irá todavía a peor. Todo en La chispa de la vida es forzado, exagerado. Se ha relacionado esta película con la mordaz El gran carnaval, de Billy Wilder, otra crítica a los medios de comunicación. Pero lo que allí era maestría, aquí es mediocridad. Empezando por el protagonista, un José Mota al que el cine le queda grande. Para muestra, el largo prólogo que comparte junto con la mexicana Salma Hayek, quien interpreta a su mujer y cuya química entre ambos es poco menos que nula. Sin parecerme ésta una grandísima actriz, al lado de Mota recuerda a Katherine Hepburn. Y lo mismo se puede decir del resto del reparto. Álex de la Iglesia ha primado la fama televisiva de los actores que conforman su elenco a las tablas interpretativas que demanda un guión como este, escrito por Randy Feldman.

De la Iglesia nos presenta a una serie de personajes que intentan reforzar esta esperpéntica sátira a los medios de comunicación pero que de tan estereotipados y arquetípicos que son, no refuerzan esta crítica sino que acaban convirtiéndose en el mismo circo que critican. ¿Rostros televisivos para criticar la televisión? Y por no hablar de los desordenes temporales. Viendo La chispa de la vida llegué a dudar si realmente Cartagena tenía mar o si estaba en a quince minutos de Madrid. Los personajes se desplazan de una ciudad a otra con una facilidad pasmosa, en un abrir y cerrar de ojos. Tal vez en el extranjero pueda colar, pero para cualquier espectador ibérico hechos como este hacen que la credibilidad de la película quede todavía más aún en entredicho.

Como algo positivo a destacar lo original del punto de partida de la propuesta, a pesar de lo grotesco que resulta todo, que Álex de la Iglesia repunta tras la nefasta Balada triste de trompeta y que a pesar de todo, la película despierta en algunos momentos sonoras carcajadas. Porque aunque un chiste sea malo, también puede hacer reír.